Compartir
Print Friendly, PDF & Email

La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha afirmado que el Consell está trabajando por “romper las barreras invisibles” que en ocasiones separan a las personas con enfermedad mental desde la óptica de crear “un espacio sociosanitario que promueva un modelo de autonomía personal y de vida independiente y asegure la libertad de decisión y de configuración de apoyos”.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, la vicepresidenta ha defendido que el espacio sociosanitario para la atención de quienes padecen trastornos mentales “no puede ser una mera superposición de respuestas separadas, sanitarias por un lado y sociales por otro”.

En este sentido, ha recordado el Pacto Autonómico para la Salud Mental que está ultimando el Consell, y que apuesta por “una atención integral, comunitaria y continuada mediante una estrategia que requiere de una integración suave y una coordinación fuerte” entre los espacios social y sanitario.

El documento incide en la decisión del Consell de trabajar “desde la cooperación interdepartamental, de manera trasversal y coordinada” las cuestiones relacionadas con la salud mental, ya que ésta es “la mejor manera de abordar materias que o se circunscriben al ámbito competencial concreto” de un único departamento, ya que “una visión y una acción global” son imprescindibles para “abordar con garantías el futuro”.

Asimismo, Mónica Oltra ha señalado que es una obligación del Consell “trabajar para romper las barreras invisibles que separan unas personas de otras” y ha hecho referencia a las dificultades que en muchas ocasiones tienen las personas con enfermedad mental “por el rechazo social que sufren”.

La vicepresidenta ha asegurado que el respeto a la dignidad de todas las personas “debe ser universal, de manera que garantice la igualdad de oportunidades y un mundo justo, equitativo y socialmente inclusivo donde se atiendan las necesidades de la gente más vulnerable”.

Inversión en salud mental

La vicepresidenta también ha destacado el esfuerzo inversor que en estos dos años se ha hecho en estos dos años de gobierno para “rescatar” a las personas con enfermedad mental, y que ha permitido la puesta en marcha de 201 nuevas plazas residenciales, hasta llegar a las 2.073, una cifra que va a seguir creciendo a lo largo de los próximos años, ha afirmado.

Asimismo, ha incidido en el compromiso que desde la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas existe con el sector y que se ve reflejado en la ejecución de los pagos, que actualmente en el capítulo de Diversidad Funcional, asciende a 106,3 millones de euros, un 92,63% de la cantidad sobre la que existía obligación de pago.

Oltra ha resaltado esta cifra y la ha comparado con de los años 2013 y 2014, cuando esta cifra no superaba el 53% y el 62%, respectivamente. A pesar de que el presupuesto total quedaba muy por debajo de los 152,8 millones de euros de presupuesto que este año tiene la Dirección General de Diversidad Funcional.

Día Internacional de la Salud Mental

Los trastornos mentales graves van en aumento en la sociedad. Se calcula que, aproximadamente, el 1% de la población padece algún tipo de trastorno mental grave.
Estos trastornos generan disfuncionalidad, ya que ejercen una influencia negativa en la salud, la educación, la economía, el mercado laboral y los sistemas de bienestar.

Asimismo, los trastornos mentales graves suponen el 40% de las enfermedades crónicas, y 4 de las 10 principales causas de discapacidad en los países desarrollados. Al ritmo actual, serán la causa principal de diversidad funcional en todo el mundo para el año 2020.


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD